Procedimiento de la inspección tributaria

Inspección Tributaria

En este artículo, vamos a explicar el procedimiento que lleva a cabo la Administración para realizar una inspección tributaria. Es importante conocer nuestros derechos y obligaciones frente a una inspección tributaria. Según en la fase y el procedimiento en el que se encuentre la inspección tributaria, podrán solicitar una u otra documentación.

 

Funciones y facultades de la Inspección Tributaria

Se incluyen dentro de la Inspección Tributaria el ejercicio de las funciones administrativas dirigidas a:

– Investigación de los supuestos de hecho de las obligaciones tributarias para el descubrimiento de los que sean ignorados por la Administración.

– Comprobación de la veracidad y exactitud de las declaraciones presentadas por los obligados tributarios.

–  Realización de actuaciones de obtención de información relacionadas con la aplicación de los tributos, de acuerdo con lo establecido en los artículos 93 y 94 de esta Ley.

– Comprobación del valor de derechos, rentas, productos, bienes, patrimonios, empresas y demás elementos, cuando sea necesaria para la determinación de las obligaciones tributarias, siendo de aplicación lo dispuesto en los artículos 134 y 135 de esta Ley.

– Comprobación del cumplimiento de los requisitos exigidos para la obtención de beneficios o incentivos fiscales y devoluciones tributarias, así como para la aplicación de regímenes tributarios especiales.

– Información a los obligados tributarios con motivo de las actuaciones inspectoras sobre sus derechos y obligaciones tributarias y la forma en que deben cumplir estas últimas.

– Práctica de las liquidaciones tributarias resultantes de sus actuaciones de comprobación e investigación.

– Realización de actuaciones de comprobación limitada, conforme a lo establecido en los artículos 136 a 140 de esta Ley.

– Asesoramiento e informe a órganos de la Administración pública.

– Realización de las intervenciones tributarias de carácter permanente o no permanente, que se regirán por lo dispuesto en su normativa específica y, en defecto de regulación expresa, por las normas de este capítulo con exclusión del artículo 149.

– Las demás que se establezcan en otras disposiciones o se le encomienden por las autoridades competentes.

Los obligados tributarios deberán atender a la inspección y le prestarán la debida colaboración en el desarrollo de sus funciones.

Documentación de las actuaciones de la Inspección Tributaria

Las actuaciones de la inspección de los tributos se documentarán en:

– Comunicaciones

– Diligencias

– Informes

– Actas.

PROCEDIMIENTO DE INSPECCIÓN TRIBUTARIA

Objeto del procedimiento de inspección tributaria

Tendrá por objeto comprobar e investigar el adecuado cumplimiento de las obligaciones tributarias. Procederá, en su caso, a la regularización de la situación tributaria del obligado mediante la práctica de una o varias liquidaciones. Tendrá por objeto descubrir la existencia de hechos con relevancia tributaria no declarados o declarados incorrectamente por los obligados tributarios.

Medidas cautelares en el procedimiento de inspección tributaria

En el procedimiento de inspección se podrán adoptar medidas cautelares debidamente motivadas para impedir que desaparezcan. Las medidas podrán consistir, en el precinto, depósito o incautación de las mercancías…etc.

Iniciación y desarrollo

El procedimiento de inspección se iniciará:

– De oficio.

– A petición del obligado tributario.

Los obligados tributarios deben ser informados al inicio de las actuaciones del procedimiento de inspección sobre la naturaleza y alcance de las mismas. También serán informados de sus derechos y obligaciones en el curso de tales actuaciones.

Alcance de las actuaciones del procedimiento de inspección

Las actuaciones del procedimiento de inspección podrán tener carácter general o parcial. Tienen carácter parcial cuando no afecten a la totalidad de los elementos de la obligación tributaria en el período objeto de la comprobación y en todos aquellos supuestos que se señalen reglamentariamente. En otro caso, las actuaciones del procedimiento de inspección tendrán carácter general en relación con la obligación tributaria y período comprobado.

Si la inspección termina con una liquidación provisional, el objeto de las mismas no podrá regularizarse nuevamente en un procedimiento de inspección que se inicie con posterioridad. A no ser que concurran nuevas circunstancias no consideradas anteriormente.

Plazo de las actuaciones inspectoras

Las actuaciones del procedimiento de inspección deberán concluir en el plazo de 12 meses contado desde la fecha de notificación al obligado tributario del inicio del mismo. Se entenderá que las actuaciones finalizan en la fecha en que se notifique o se entienda notificado el acto administrativo resultante de las mismas. No obstante, podrá ampliarse dicho plazo, por otro período que no podrá exceder de 12 meses, en las las siguientes circunstancias:

– Cuando revistan especial complejidad.

– Cuando en el transcurso de las mismas se descubra que el obligado tributario ha ocultado a la Administración tributaria alguna de las actividades empresariales o profesionales que realice.

Los acuerdos de ampliación del plazo legalmente previsto serán, en todo caso, motivados, con referencia a los hechos y fundamentos de derecho.

 

La interrupción injustificada del procedimiento inspector por no realizar actuación alguna durante más de seis meses por causas no imputables al obligado tributario o el incumplimiento del plazo de duración del procedimiento no determinará la caducidad del procedimiento, que continuará hasta su terminación.

El incumplimiento del plazo de duración de la inspección  determinará que no se exijan intereses de demora desde que se produzca dicho incumplimiento hasta la finalización del procedimiento.

Lugar de las actuaciones inspectoras

Las actuaciones inspectoras podrán desarrollarse indistintamente, según determine la inspección:

– En su domicilio fiscal, o en aquel donde su representante tenga su domicilio, despacho u oficina.

–  O en el lugar donde se realicen total o parcialmente las actividades gravadas.

– También en el lugar donde exista alguna prueba, al menos parcial, del hecho imponible o del presupuesto de hecho de la obligación tributaria.

– Incluso en las oficinas de la Administración tributaria, cuando los elementos sobre los que hayan de realizarse las actuaciones puedan ser examinados en ellas.

La inspección podrá personarse sin previa comunicación en las empresas.

Los libros y demás documentación deberán ser examinados en el domicilio, local, despacho u oficina del obligado tributario. Deberán estar en presencia del mismo o de la persona que designe, salvo que el obligado tributario consienta su examen en las oficinas públicas. La inspección podrá analizar en sus oficinas las copias en cualquier soporte de los mencionados libros y documentos.

Tratándose de los registros y documentos establecidos por normas de carácter tributario exigidos por éstas, podrá requerirse su presentación en las oficinas de la Administración tributaria para su examen.

Cuando el obligado tributario fuese una persona con discapacidad o con movilidad reducida, la inspección se desarrollará en el lugar que resulte más apropiado a la misma.

Horario de las actuaciones inspectoras

Las actuaciones que se desarrollen en oficinas públicas se realizarán dentro del horario oficial de apertura al público de las mismas y, en todo caso, dentro de la jornada de trabajo vigente.

Si las actuaciones se desarrollan en los locales del interesado se respetará la jornada laboral de oficina o de la actividad que se realice en los mismos. Tendrán la posibilidad de que pueda actuarse de común acuerdo en otras horas o días.

Cuando las circunstancias de las actuaciones lo exijan, se podrá actuar fuera de los días y horas a los que se refieren los apartados anteriores en los términos que se establezcan reglamentariamente.

Terminación de las actuaciones inspectoras

Contenido de las actas

Las actas que documenten el resultado de las actuaciones inspectoras deberán contener, al menos, las siguientes menciones:

– El lugar y fecha de su formalización.

– El nombre y apellidos o razón social completa, el número de identificación fiscal y el domicilio fiscal del obligado tributario, así como el nombre, apellidos y número de identificación fiscal de la persona con la que se entienden las actuaciones y el carácter o representación con que interviene en las mismas.

– Los elementos esenciales del hecho imponible o presupuesto de hecho de la obligación tributaria y de su atribución al obligado tributario, así como los fundamentos de derecho en que se base la regularización.

– En su caso, la regularización de la situación tributaria del obligado y la propuesta de liquidación que proceda.

– La conformidad o disconformidad del obligado tributario con la regularización y con la propuesta de liquidación.

– Los trámites del procedimiento posteriores al acta y, cuando ésta sea con acuerdo o de conformidad, los recursos que procedan contra el acto de liquidación derivado del acta, órgano ante el que hubieran de presentarse y plazo para interponerlos.

– La existencia o inexistencia, en opinión del actuario, de indicios de la comisión de infracciones tributarias.

– Las demás que se establezcan reglamentariamente.

 

En Asesoría Juridica Online, realizamos una inspección de tu negocio para que puedas tener la tranquilidad de que estás haciendo las cosas de forma correcta.

Abogacía

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous reading
Contratos bancarios y sus características
Next reading
¿Que hacer si tienes una deuda tributaria?
WhatsApp chat