Las permanencias en los contratos de telefonía

Las permanencias en los contratos de telefonía

Hoy te contamos lo que debes tener en cuenta de las permanencias en los contratos de telefonía. Algunos de los contratos de telefonía se suscriben mediante la permanencia, una condición de carácter obligatorio que ata al cliente a la empresa durante una temporada. Se trata, más bien, como de un acuerdo entre ambos para adquirir unos beneficios a cambio de otros. Este documento que firman las partes interesadas, consta de una serie de cláusulas que se suelen fijar hasta una fecha determinada. En el momento en el que dicho plazo finaliza, el usuario puede darse de baja de manera definitiva sin tener que abonar ningún pago extra.

Es evidente que el cliente debe pagar la cuota todos los meses por obtener los servicios de su tarifa correspondiente. No obstante, es importante que el usuario tenga constancia de los diferentes supuestos que se pueden presentar y que permite el cambio de compañía sin la necesidad de depender del contrato de permanencia y, por ende, no pagar sanciones al respecto.

Supuestos en los que el cliente puede rescindir del contrato de permanencia sin abonar sanción

La hipótesis más significativa transcurre en el momento en el que la empresa de telefonía decide cambiar alguna cláusula de las tarifas de telefonía. La teleoperadora no puede obligar al cliente respetar las nuevas condiciones de su contrato. De este modo, el cliente es libre de decidir si, tras esta permuta en sus servicios, se quiere dar de baja y romper el contrato con la compañía. En este supuesto, no se puede exigir un pago extra por la permanencia.

Las modificaciones pertinentes que la teleoperadora desee realizar en las tarifas de telefonía deben ser notificadas por ley a todos los clientes, ya que ellos tienen la obligación de conocer las cantidades que pagan y los servicios que reciben a cambio. Sin embargo, este cambio se tiene que encontrar previsto en las bases del contrato, es decir, justificado. Aun así, esta razón tampoco exime al consumidor de pensar si compensa seguir con el contrato de permanencia y darse de baja sin tener que pagar penalización en el caso de desearlo.

La importancia de revisar tus facturas

Es importante, en este sentido, revisar las facturas de telefonía mensuales que llegan por correo postal a la vivienda, puesto que las empresas suelen aprovechar el envío de estas cartas para comunicar los posibles cambios que se han realizado en los servicios.

Pero en el caso de que los cambios sucedan por sorpresa, es decir, sin previo aviso o notificación, el usuario no solo puede darse de baja de los servicios sin tener que abonar una sanción, sino que, además, se encuentra en plena disposición legal para interponer una reclamación por incumplir con las bases del convenio y recibir la correspondiente compensación económica.

Por otro lado, los impagos de las cuotas de la tarifa de telefonía también se pueden justificar siempre y cuando se atiendan a tres tipos de escenarios:

En primer lugar, si el cliente ya ha avisado a la compañía de que los servicios por los que paga no corresponde con los que recibe, ya sea por la pobre calidad o por no ser los correctos, y no se ha hecho nada al respecto. En este sentido, si los requisitos no se cumplen, el usuario puede dejar de pagar y poner una reclamación para recibir una indemnización por los daños causados.

Otro supuesto que juega a favor del usuario en el caso de que deje de pagar la cuota mensual puede deberse que se le ha dado de alta sin previo aviso ni consentimiento por algún tipo de servicio que está pagando y del que no es responsable. Del mismo modo, el cobro de llamadas que no ha realizado puede suponer también un motivo para romper el contrato de telefonía.

Uncategorized

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous reading
Las permanencias en los contratos de telefonía
Next reading
Sanciones tributarias e infracciones
WhatsApp chat